La mitad de la hostelería está cerrada en España

De las 17 comunidades, 10 han clausurado bares y restaurantes por el avance del coronavirus, mientras 290.000 trabajadores del sector aguardan en ERTE a que la economía mejore.

La hostelería, uno de los sectores más afectados (si no el que más) por la crisis económica derivada de la pandemia, se enfrenta a sus meses más duros desde que España saliese de su primer estado de alarma en junio. Hasta la llegada de la tercera ola, los hosteleros sufrían restricciones en ciertos territorios, pero la gran mayoría al menos podía abrir. Sin embargo, la incidencia de la covid-19 se disparó tras la Navidad, mandó a la UCI a personas que habían logrado capear el temporal de 2020 y llevó a las Administraciones a tomar medidas. Como relata José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España: “El sector está en la ruina, estamos cerrados en media España”. De las 17 comunidades, 10 han clausurado bares y restaurantes (salvo en algunos municipios de baja incidencia) y solo permiten el reparto a domicilio, mientras que las siete regiones restantes, así como Ceuta y Melilla, han adelantado la hora de cierre, acabando con uno de los dos pilares de la restauración: el servicio de cenas.

Para hacer frente a las pérdidas, el sector demanda una inyección de dinero que no tenga que ser devuelto meses después. “Necesitamos ayudas directas que nos permitan seguir vivos…, endeudarse no es la solución”, asegura Yzuel. La última respuesta del Gobierno llegó en diciembre con un plan de rescate mediante rebajas en el pago de alquileres, acceso a financiación y recortes en impuestos y cotizaciones, pero nada parecido a lo que demanda el sector. Algunas comunidades sí han dado ayudas directas, reconoce el representante de la patronal, pero por debajo de lo que demandan las empresas. “Necesitamos ayudas como las que han dado algunos países europeos, de 10.000 euros el primer mes y un porcentaje de la facturación en los siguientes meses”.

Unas 363.000 personas dependen de que la hostelería se recupere. Son el total de empleados de bares, restaurantes y alojamientos que permanecen en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), casi la mitad del total de trabajadores en esta situación en España. A este dato hay que sumar los 400.000 empleos que perdió la hostelería en 2020, la mayoría de ellos (267.000) en el sector de la restauración.

Los últimos tres meses del año fueron especialmente duros para el empleo por el endurecimiento de las restricciones por la segunda ola. Cataluña, Navarra, Asturias, País Vasco y Castilla y León ya introdujeron entonces el cierre total de bares y restaurantes, y el agujero económico que produjo da una idea de cómo afectarán al sector las restricciones de enero. Asturias clausuró la hostelería durante 40 días (entre noviembre y mediados de diciembre) y solo permitió el reparto a domicilio. Según datos de la Federación Española de Empresas de Distribución a Hostelería y Restauración (Fedishoreca), apenas abrieron en ese periodo el 3% de los establecimientos y las ventas cayeron un 98% en la Comunidad. En País Vasco, los cierres y la caída de facturación se movieron en torno al 90%.

Estas pérdidas son muy superiores a la media nacional de 2020, cuando la hostelería sufrió una caída media de las ventas del 42% (frente a 2019). Este desplome, según José Manuel Fernández, director de Fedishoreca, ha provocado hasta ahora el cierre de uno de cada cinco negocios hosteleros, alrededor de 60.000. La consultora Dipcom calcula en 75.000 las empresas hosteleras disueltas o traspasadas en el pasado año, un drama que continuará en 2021, cuando estima los cierres en una horquilla de entre 25.000 y 50.000.

¿Tienes dudas?, llámanos al (+34) 958 499 100 o escríbenos un mensaje desde aquí.
Todos los derechos reservados © 2021 MiQarta.com
Aviso Legal | Política de privacidad | Condiciones generales | Política de Cookies
MiQarta es una solución creada por Grartwork.com

Contacta con Miqarta

Escríbenos